Otra vez tú, musa.

Duende del alma que habitas mi almohada
y desapareces con la mañana
deslizándote por una ventana.
Elfa, te vi jugando con un hada.

Musa, me tiene inquieto tu llegada.
Antes de soñar pasa una semana:
Tregua nocturna luciendo lejana
espera despierta a nuestra velada.

Pequeña… Tu mar navega mi mente
y olas la inundan, amado duende.
Duende, musa, elfa de alma demente.

Escucho tu risa y no sé dónde,
esto es un sueño del que eres presente:
mis labios preguntan, tu voz responde.

Anuncios

About Santyago

Qué poco espacio! ventitantos, enamorado del arte y la ciencia, espíritu libre; irrefrenable en el ansía de la curiosidad, de la aventura... de no arrepentirme de haber perdido ni un segundo de mi vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: