Tag Archive | antiguos

7-(Recopilados) Asalto al Asfalto!

Todo negro, todo quemado
todo gris y desolado;
okupado, por asfalto ensangrentado
de cenizas y calizas, ladridos
tras ladrillos, todo pavimentado,
plasmado en las rutinas
tras cada paso por tus retinas.

Asalto al asfalto, tan falto,
carente de emociones, colores
y formas, tan inexpresivo,
frio como un rio, abrasador
infierno que nos rodea, nos conduce
y guia, cuadriculada y azabache via;
envoltorio vacio, lleno de vicios
o de aire, fundidos en fantasias
perdidas, de mentes malheridas.

Nomadas y comerciantes,
viajeros sin sus navegantes
bajo el vuelo de buhos gigantes,
todos murmurantes, expectantes
mientras la esmeralda se fragmenta en partes

Asfalto, !al asalto! ¡grita…
mas alto!; huye, ilumina tu mirada
con el olvidado manto estrellado,
sin coches ni claxons, o esquinas mezquinas
si no cantos alados, serenatas entre cataratas
y pajaros escarlata al son de la fogata

…paz y calma demasiado atras para recordarla

6-(Recopilados). Lying in the Shadows’ Deeps

Iluminas mis contrastes
gracias, me encontrastes,
me llevastes de la mano,
me guiastes y ayudastes

De oreja a oreja
por travesias espaciales
explorando mi ser
en mundos adimensionales

No existe el yo,
siquiera hay tiempo…
Solos en el hoyo
viajero de sentimientos

Rapido, febril y violento;
gotas de agua, luces musicales
sonidos fundidos entre colores,
a la vuelta de viajes astrales

5-(Recopilados) Al momento de su adios dijera

El arte, en sus anteojos,
sobre la faz de su cabellera
al momento de su adios dijera.

Yo… ni encontre palabras,
ni aire entre mi pecho
ni el palpitar de mi despecho…

Solos, yo y el vacio, perdido
cualquier sentido, inundado
por la unica expresion que me resta

¿Cómo tan pronto, amigo mio?
¿En que momento abandonaste
el lugubre traqueteo del vagon,
del mismo tren que compartimos?

Solos, yo y nuestro destino,
cualquier camino… ya nunca,
nunca sera contigo.

Ya no se, si tu me abandonaste
o yo deje que te fueras,
pero desde entonces, hasta ahora
en la noche no quedan estrellas.

¡Ah! azabache velo… Negro,
negro e imponente manto
que cubre tus andares,
que cobija en tu nuevo sendero

¡Ah! mi negro, negro momento
solos, angustias y lamentos,
llantos donde no existe el tiempo
gritos y rabia, vana esperanza.

Solo junto a ti, mortecino,
encuentro de nuevo un camino;
vida, muerte, y después,
después solo en el olvido.

3-(Recopilados)

III.

¿Recuerdas cuando el cielo aun vestía de azul,
O de cuando el reflejo del verde aroma a campo
Todavía despertaba a los pájaros y sus sutiles cantos?

¿Tienes todavía presente que antes, después de llover
Siempre lucía el sol, siempre se dibujaba ese arco iris
Que me deslumbraba al mirarlo en el fuego de tus ojos?

Creo que si, al igual me lo he inventado… pero antes…
Antes el viento traía consigo suaves melodías, acariciaba…
SI no ahora arrastra con él amarga ira, áspera agonía.

¿Dónde están, todos esos momentos que se van…?
… me pregunto si volverán, no sé si por falta de esperanza;
Aun no la encuentro, como con ahora, antes; su semejanza

2-(Recopilados)

II.

…Quescente entre las sombras
bajo las fuliginosas nubes
anhelando al fin contemplar un ceruleo
amanecer entre esos brazos,
tus brazos, bragada pasion
que me guarde desde aquende hiemal…

Entre Alondras y Tordos

Al oír de tu llegada, las alondras en su vuelo tornadas
Sopesando el invierno, para entonarte bellas baladas,
Revoloteando mientras beso tus labios, vehemente
Mientras resbalo más abajo de tu vientre, diligente

Al tanto que tus manos y su frágil tacto se ve presente
Con el roce de las suaves yemas, acelerada, ardiente
Frente al ímpetu de los deseos fervientes, abrazadas,
Y al mismo son, el mismo baile de nuestras miradas

Enfocadas sobre el ritmo de las caderas, sincronizadas
Y bajo la luz de una vela, entre sabanas o alfombras
Nos sorprendían de nuevo con sus voces las alondras

Posadas al resplandor de la blanca y destellante luna
Bajo la misma sinfonía, con nuestra música en armonía
Hasta mostrados el sol y sus tordos, irrumpiendo sin cortesía

σελήνη (Selene)

I.

Cada una, desde la madrugada
Cada luna, pidiendo tu llegada
tus vidrios en sus brillos,
tu luz me iluminaba.

¡Que llegue el mañana, quiero verte
me faltan recuerdos de tu mirada!
Cada una, gemebundo por ti, hada…
Cada luna, hasta la albada